Por SIME Proveedora Industrial

Abril, 2015

Haber sufrido una lesión en los pies por no tenerlos debidamente protegidos, es la forma que algunos trabajadores se han convencido de la necesidad de usar calzados de seguridad. En muchos trabajos no usar calzados de seguridad, viene ha ser lo mismo que ir descalzo.

 Tratemos de imaginar las consecuencias de la caída sobre nuestros pies de una pieza que, además de pesada fuera cortante. Por todo ello, cuando se  manejan materiales pesados, cortantes, calientes, corrosivos, etc., la prudencia aconseja el uso de calzado apropiado que se interponga entre nuestros  pies y la lesión. 

 También el Orden y la Limpieza desempeñan un importante papel en la protección de los pies. SI mantenemos el puesto de trabajo limpio (libre de  virutas, basuras, trozos de piezas, manchas de aceites, etc.) eliminaremos la posibilidad de sufrir pinchazos, cortes, torceduras, caídas e incluso  fracturas. Con los materiales ordenados y bien estibados, y un maneo adecuado, se evitará el riesgo de caída sobre los pies, etc.

 

  • Aplastamiento, atrapamiento, pinchazos

Para evitar lesiones en los pies por caída de materiales o piezas pesadas (aplastamiento) y/o atrapamiento, deben usarse zapatos o botas de protección con refuerzo de acero en la puntera.

En los lugares en los que exista riesgo de sufrir lesiones por punción como consecuencia de la perforación de la suela por clavos, virutas, vidrios rotos, astillas, etc., es necesario utilizar plantillas flexibles de acero incorporadas a la misma suela, o simplemente introducidas en el Interior del calzado.

 

  • Salpicaduras de productos químicos

Frente al riesgo derivado del empleo de líquidos corrosivos o frente a los riesgos químicos en general, se usará calzado con piso de caucho, neopreno, cuero especialmente tratado, etc., cuya suela deberá estar unida al cuerpo del zapato o bota de protección por vulcanización, y no cosido.

 

  • Quemaduras

Para realizar trabajos que exijan la manipulación de metales fundidos o de materiales a altas temperaturas, se empleará calzado fabricado con materiales aislantes del calor e ignífugos.

El trabajados no sólo ha de proteger sus pies contra el calor, sino que ha de prestar atención, además a los peligros da aplastamiento (caída de moldes, piezas pesadas, etc.).

 

  • Riesgos eléctricos

Cuando se trabaja con equipos o instalaciones eléctricas o en general, en lugares en los que existe riesgo de sufrir electrocución, el calzado de seguridad reviste especial importancia. En estos casos, el calzado deberá ser aislante; totalmente exento de componentes metálicos.

 

 

  • Riesgo de explosión

Si en el lugar de trabajo existe riesgo de explosión por la presencia en el ambiente de polvos, gases o vapores inflamables o explosivos, el calzado de seguridad no deberá tener clavos ni piezas de hierro o de acero, para evitar la generación de chispas por rozamiento.

 

  • Electricidad Estática

La electricidad estática se genera por frotamiento o puesta en contacto y separación de dos sustancias o materiales, o como consecuencia del movimiento de personas u objetos. Las personas pueden cargarse electrostáticamente debido al roce con ciertos materiales o a la influencia de ciertos campos eléctricos. La ropa con una conductividad baja favorece el fenómeno y la proximidad de objetos cargados eléctricamente puede producir cargas estáticas sobre el cuerpo humano. El efecto de las cargas estáticas sobre las personas no tiene más transcendencia que la molestia que se siente en el momento de saltar la chispa. El auténtico riesgo es el de incendio y/o explosión, que se presenta cuando en el ambiente existen polvos, gases o vapores inflamables o explosivos, que pueden ser activados por la chispa.

 

  • Calzado conductor / suelos antiestáticos

El uso de zapatos especiales con suela conductora, combinado con la utilización de suelos asimismo conductores, en las zonas donde se manejan sustancias peligrosas, son los medios más comunes para evitar la acumulación de cargas estáticas sobre las personas que, en un momento dado, podrían generar chispas Es preciso advertir que el calzado conductor sólo resulta realmente eficaz con un suelo de buena conductividad.

Los suelos conductores más comunes son: cemento antichispas, oxicloruro de magnesio, losetas de asfalto conductor y plaquetas de coma conductora.

 

  • Otras recomendaciones

Siempre que las condiciones de trabajo lo requieran, las suelas del calzado de seguridad serán antideslizantes.

Cuando sea necesario, la protección de los pies se complementará con cubrepiés y polainas de cuero curtido, caucho, tejido aislantes o ignífugo, etc., según sea el riesgo que presente el trabajo a realizar. La protección de los pies contra el agua y la humedad se llevara a cabo mediante botas altas de goma.

No sólo ha de proteger sus pies contra el calor, sino que ha de prestar atención, además a los peligros de aplastamiento (caída de moldes, piezas pesadas, etc.).

El calzado de seguridad que se utilice en los lugares de trabajo en los que existen varios riesgos para los pies (aplastamiento, quemaduras y resbalones, por ejemplo) deberá proteger eficazmente contra todos ellos simultáneamente.

 

Comentarios y/o sugerencias: proveedorasime@gmail.com